Home >> Artículos >> 7 malos hábitos que te harán engordar

7 malos hábitos que te harán engordar

Comer entre las comidas

Tan solo hacen falta dos horas para sentir hambre tras una comida copiosa. Las investigaciones muestran que lo que se come entre horas no tiene repercusión en lo que tomemos a la hora de las comidas. Por tanto, no comas entre horas. Los aperitivos de última hora también son peligrosos para la salud. Un estómago lleno de ácidos de las comidas, alcohol y grasa afectará a tu sueño y perjudicará a tu salud.

Comer demasiado rápido

A tu estómago le lleva tiempo notificar al cerebro que está lleno. El estómago puede estar lleno, pero el cerebro no lo sabrá directamente. El resultado final es que comes demasiado. Mastica la comida despacio y come con tranquilidad. Idealmente, deja el tenedor en la mesa de vez en cuando. Sea cual sea el método, toma la comida despacio.

Comidas emocionales

Comida emocionalUna costumbre muy habitual. Por ejemplo, comer se asocia a pasarlo bien. A los niños se les premia con la comida. Estar con los amigos frente a una buena comida, y celebrar algo comiendo es normal. Entonces no es de sorprender que luego recurramos a la comida para animarnos.

Cuando estamos contentos y queremos celebrar algo, o cuando nos sentimos estresados y buscamos confort, comer nos hará consumir un exceso de calorías. Ser consciente de cómo comemos y las cantidades es la mejor manera de hacer frente a estas comidas tan recurridas en esos momentos.

Privación del sueño

La falta de sueño nos hace engordar. El cuerpo necesita los procesos regenerativos que tienen lugar mientras dormimos. Se reparan las células, se organiza la memoria y se regulan las hormonas mientras dormimos. Dos hormonas que se producen durante el sueño son la ghrelina y la leptina. La grelina nos dice cuándo comer y la privación del sueño hace que produzcamos más. La leptina es la que nos indica cuándo dejar de comer. Y la falta de sueño provoca que haya una deficiencia de leptina.

También podemos considerar el estilo de vida como consecuencia de la falta de sueño. ¿Sientes cansancio? Entonces tomas un café y comes un donuts; te saltas el gimnasio, y lo rematas con una bolsa de patatas fritas o comida fácil nada sana. No cocinamos comida saludable cuando estamos cansados y seguramente recurramos a algo para llevar. Por dichos motivos, tanto a nivel fisiológico como para mejorar tu estilo de vida; asegúrate de dormir lo suficiente.

Ver demasiada televisión

Investigaciones científicas muestran que ver la televisión durante más de tres horas al día aumenta las posibilidades de obesidad. La televisión es una actividad pasiva y sedentaria, y ver la televisión a menudo va acompañado de comer aperitivos. Encuentra un hobby más saludable. Prueba con la jardinería o algo más físico. Si debes pasar muchas horas frente al televisor, invierte en algo como una banda de correr o una máquina de remo, y haz ejercicio mientras ves la televisión.

No beber suficiente agua

Mujer bebidas aguaUn buen vaso de agua ocupa espacio en el estómago, y significa que habrá menos sitio para la comida.

Asimismo, tu cuerpo necesita un flujo de agua constante para funcionar correctamente. Deshacerse de las toxinas e hidratar las células es importante para una buena salud. La falta de agua provocará que tu cuerpo mantenga tanta agua como pueda, haciéndote estar hinchado(a).

Curiosamente, bebiendo más agua puedes perder peso, porque tu cuerpo liberará el agua almacenada. Bebe un continuo suministro de agua cada día y tu cuerpo ya no necesitará retenerla. Una persona deshidratada perdió 9kg en una semana, simplemente añadiendo el agua a su dieta.

No existe una guía fija sobre cuánta agua deberías tomar cada día, aunque es razonable tomar unos ocho vasos. Si estás deshidratado(a), beber más agua probablemente causará una pérdida de peso directamente.

Posponer la dieta

Planear la dieta es un error. ¿Empiezo la semana que viene? ¿O el mes que viene? ¿O quizás después de Año Nuevo? Este enfoque seguramente no va a funcionar, así que empieza ya mismo sin posponerlo.

La dieta puede ser sacrificada, con momentos difíciles que no aseguran el éxito. Al final de la dieta, ¿vuelves a la misma comida y malos hábitos que tenías al ganar todo el peso? Las dietas no son una receta para tener el cuerpo ideal.

Tu objetivo debería ser un estilo de vida y hábitos alimentarios que disfrutes y sean sostenibles -¡de por vida! Posponer la dieta hasta algún momento futuro es el enfoque incorrecto. Asumir que la dieta es un acuerdo temporal solo te llevará al fracaso a largo plazo. Para perder peso y no recuperarlo, desarrolla una rutina de comidas y un programa de ejercicios que seas capaz de mantener.